Castilla La Mancha

La comunidad autónoma de Castilla La Mancha es la tercera comunidad autónoma más grande de España y está situada en el centro del país, por lo que ha sido tierra de paso de viajeros y culturas a lo largo de la historia.

Castilla La Mancha está formada por cinco provincias: Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Albacete, las cuales ofrecen una combinación perfecta de patrimonio cultural, histórico y natural, ideal para planificar rutas por la comunidad manchega.

Dada a conocer mundialmente de la mano de Cervantes, gracias a su obra maestra El Quijote, se ha convertido en el destino elegido por viajeros de todo el mundo para conocer la esencia de nuestro país.

Pero no debemos equivocarnos, Castilla La Mancha no es solo historias quijotescas y molinos de viento, sino que guarda mucho más.

Por ejemplo, en esta comunidad autónoma encontramos dos ciudades Patrimonio Cultural de la Humanidad: Toledo y Cuenca, con una riqueza histórica y artística que las hace muy especiales.

Tampoco nos olvidamos de los parques naturales de Castilla La Mancha, que nos recuerdan la importancia del agua en estas llanuras y la presencia de serranías y bosques, que dan cobijo a especies animales propias de la Península Ibérica.

A continuación, vamos a ver qué nos tiene preparado cada una de las provincias que, si aún no conoces, te recomendamos que las incluyas en tus próximos viajes por España.

Artículos de Castilla La Mancha

Toledo: la ciudad de las tres culturas

Toledo fue capital de España durante mucho tiempo y eso se ve reflejado en la riqueza arquitectónica y cultural de la ciudad. 

Bordeada por el río Tajo, esta ciudad se alza imponente para decirle al mundo que es Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde el año 1986 y que, su casco histórico, guarda más de 100 monumentos de varias épocas y culturas.

Sus habitantes romanos, visigodos, judíos, musulmanes y cristianos han dejado huella en Toledo, por eso no es de extrañar visitar desde unas termas romanas hasta dos sinagogas: la Sinagoga del Tránsito y la Sinagoga de Santa María la Blanca.

La historia de Toledo está relacionada a grandes artistas, como el Greco, cuyas obras se pueden contemplar en distintos puntos de la ciudad.

Recorrer el entramado de callejuelas medievales, visitar el Alcázar o la catedral, son solo tres de las cosas que hacer en Toledo durante una visita.

Además, recuerda que la fiesta grande de Toledo, declarada FGiesta de Interés Turístico Nacional, es el Corpus Christi y la ciudad se viste de gala para la gran ocasión.

Los molinos de La Mancha

Automáticamente, cuando hablamos de Castilla La Mancha, la imagen que se nos viene a la mente es la de los molinos de viento. 

Es algo normal, ya que estas construcciones, la mayoría usadas para moler el grano con la fuerza del viento, están repartidas por toda la geografía manchega.

Pueblos como Consuegra, en la provincia de Toledo, o en Campo de Criptana, en la provincia de Ciudad Real, ofrecen al visitante imágenes de postal, sacadas de los capítulos más aventureros del Quijote, pero estos no son los únicos.

Si vas a hacer una ruta por Castilla La Mancha con niños, la opción de seguir la pista de los molinos de viento es una opción muy divertida, entretenida y didáctica.

Los ríos y las lagunas de La Mancha

El agua es el elemento más importante de Castilla La Mancha, la que se encarga de dar vida a humedales y lagunas repartidas por toda su geografía, que llenan de vida el paisaje, y el nacimiento de los ríos cuya agua emerge de la tierra y forma unas cascadas impresionantes.

Las lagunas de Ruidera se han convertido en un lugar idílico, de un turquesa impresionante, que visitar y poder bañarte en los meses más calurosos.

Por otro lado están las Tablas de Daimiel, en Ciudad Real, el lugar elegido cada año por aves migratorias para hacer parada en su largo viaje en busca del calor o del frío y lugar mágico en el que, el río Guadiana, aparece y desaparece en unas lagunas llamadas "los ojos del Guadiana".

La Laguna de Uña, en plena serranía de Cuenca, también es lugar de paso de aves y lugar de recreo para todo aquel que quiera disfrutar de un paisaje único en la provincia.

Si hablamos de ríos, debemos hablar de rutas de senderismo para descubrir el nacimiento del río Cuervo o del río Júcar en Cuenca, así como el nacimiento del río Mundo, en Albacete. 

Si algo llama la atención del nacimiento de estos ríos en Castilla La Mancha es las cascadas y los saltos de agua que forman en un entorno inigualable de gran riqueza natural.

De esta forma, con este pequeño párrafo, queríamos borrar la típica imagen que todos tenemos de las llanuras de los campos de cereales de La Mancha.

Los pueblos negros de Guadalajara

Puede que conocieses los pueblos blancos de Cádiz, pero tenemos que decirte que también hay unos pueblos negros y están en al norte de la provincia de Guadalajara.

El color de la pizarra utilizada en la construcción de las casas de esta zona da el color oscuro a sus calles y, de ahí, les viene el sobre nombre de "pueblos negros" o "arquitectura negra".

Son pueblos con encanto, situados en plena naturaleza y que, si no conoces, te recomendamos que les hagas una visita o prepares una ruta por la zona, que es muy recomendable.

Los pueblos más conocidos son Campillo de Ranas o Tamajón, en este último podemos encontrar una ciudad encantada, similar a la de Cuenca, pero en pequeñito.

Grupo RoadTripperES en Facebook